El dibujo y el juego

pexels-sarah-dietz-3855553

Es muy habitual a lo largo de la vida infantil ver jugar a los niños.

Si miramos con atención esta actividad, que unas veces nos sorprende por su armonía y delicadeza y otras veces por la turbulencia con la que se realiza, podemos distinguir en él aspectos repetitivos de asombrosa regularidad. Igual ocurre con el dibujo. Si observamos con detenimiento vemos como va cambiando el trazo, la utilización del color, la aparición de las distintas formas, etc.

Tanto el juego como el dibujo aparecen en momentos determinados y va cambiando en función de la edad y momento evolutivo del niño. Si bien sabemos que la actividad lúdica, al igual que el dibujo, aparecen y se desarrollan a lo largo del tiempo, la edad de nuestros hijos es también un índice importantísimo para entender el momento evolutivo en el que se encuentra, su nivel de salud o sus preocupaciones y ansiedades.

Sabemos que el nivel de patología de un niño/a se aprecia en su dificultad para jugar. Podemos correr el riesgo, sin embargo, de pensar que todo va bien si juega. No siempre es así.

A través de la actividad lúdica los niños aprenden roles (jugar a las muñecas, a los profesores, etc.) se identifican con determinadas situaciones, aprenden a convertirse en personas, a conocer el mundo y a relacionarse con los demás.

Pero desde un punto de vista clínico ¿qué es el juego? ¿Qué nos aporta? Los niños se analizan a través del juego y del dibujo. Así nos hablan de aquello que les importa, que temen, que deben elaborar, aquello que les ocupa su mente. Si bien es una forma de aprendizaje, también es un instrumento diagnóstico y de trabajo clínico de gran valor.

Cuando un niño/a tiene dificultades ya sea de aprendizaje o en su evolución psicológica las expresa a través del juego. Un juego que se repite insistentemente, nos pone sobre la pista de cómo se siente y qué es lo que le está perturbando. Lo mismo ocurre con el dibujo. Hay algo que se repite, luchas, peleas, arcoíris, casitas, etc. Cualquier cosa que aparezca tiene un significado que debe ser desentrañado y mostrado al niño para darle una significación que le pueda ayudar a elaborar esa situación traumatizante o que requiera su simbolización, ponerlo en palabras.

Los adultos hablamos de nuestros problemas en un tratamiento. Los niños lo dibujan y lo actúan en el juego. Los videojuegos nunca pueden sustituir las actividades lúdicas de siempre. Por todo esto y por su capacidad adictiva debemos de poner un horario no demasiado extenso para la utilización de ordenador, Tablet y redes sociales.

Mercedes Matons Arroyo.
Psicóloga especialista en psicología clínica.

Otros artículos

Recibe nuestras novedades

Apúntate a la newsletter  y recibe nuevos artículos e información sobre cursos y talleres de interés.

Al apuntarte, aceptas que Gimeno Prado y Valverde Psicología te envíe comunicaciones por correo electrónico. Jamás se cederán tus datos a terceros.

Consúltanos sin compromiso